QUÉ ES MINDFULNESS

La Atención Intencionada al momento presente a través de una sensación física, con aceptación, sin juicio y con amabilidad.

Es darse cuenta de lo que está sucediendo, mientras está sucediendo. Es vivenciar el momento en todos sus matices sin resistencia a nada, con plena aceptación de todo (que no resignación) y profunda amabilidad para con uno mismo.

Es lo opuesto a vivir con el Piloto Automático. Ésta es una capacidad excelente que tenemos los seres humanos para, mientras desarrollamos alguna actividad rutinaria, poder resolver mentalmente determinados conflictos o problemas. Poder hacer una cosa, mientras me ocupo de otra. Pero esta capacidad, cuando se convierte en una forma de vivir (y es muy habitual), conlleva una desconexión de la vivencia, es decir, de la vida allí donde sucede que no es otro que el momento presente. Esta capacidad también pone a trabajar nuestro sistema nervioso a pleno rendimiento, lo que produce una falta de descanso que tiene efectos notables sobre nuestra salud.

Mindfulness es una Pausa en ese proceso de Pilotaje en Automático. Es una Actitud transversal a todo lo que sucede, que cambia mis reacciones en respuestas conscientes.

¿De dónde viene?

Mindfulness tiene una antigüedad de más de 3000 años. La palabra en inglés se traduce como Atención Plena. Esta palabra inglesa, a su vez, es la traducción del término Pali: Sati.

Sati designa la actividad misma de la conciencia. Es ese momento precognitvo que se da cuando nos damos cuenta de algo. Cuando la mente todavía no lo ha etiquetado, en su comparación constante de la vivencia con el pasado, ni como positivo, ni como negativo… Es la vivencia misma, sin experiencia. La experiencia implica memoria y mente. La vivencia Es.

Así decimos que Mindfulness es el estado que deviene al vivenciar el momento presente. Observación pura de lo que está sucediendo (exterior e interiormente).

Mindfulness también se emplea para dar forma a los diferentes significados y conceptualizaciones que se extraen de la palabra “meditación”.

¿Cómo se parctica?

El concepto de Atención Plena no es complicado de entender, pero algo complicado de practicar. Si te pidiese que cerrases tus ojos, y que llevases la atención a tu abdomen ascendiendo y descendiendo con cada inhalación y cada exhalación ¿Cuánto tiempo crees que podrías mantener dicha atención sin dejarte llevar por una corriente de pensamientos? Haz la prueba…

Llevamos mucho tiempo dejándonos llevar por esas corrientes de pensamientos involuntarios y desconectados de nuestra vivencia. Para cambiar eso es necesario entrenar la atención.

Mindfulness nos propone dos tipos de prácticas. La Práctica Formal o Meditación que se encarga de entrenar la cantidad de tiempo que podemos sostener la atención y la profundidad de la misma. Y la Práctica Informal o Ejercicios Rutinarios Conscientes, que nos permite traer la atención al presente cada vez a más espacios de nuestro día a día.

Ambas practicas se realizan con una actitud transversal a todo que deriva en tres aspectos. La intención de prestar atención por un lado y observar que intención tengo al hacerlo, conectar con la vivencia y no con las ideas en torno a la vivencia (vivencia vs. experiencia), y amabilidad para no juzgar el momento. Está actitud devendrá en aceptación, apertura, no resistencia, no evitación y discernimiento.

Sobre la Práctica Formal

Un elenco de prácticas que suponen un gimnasio para la atención. También podemos llamarla meditación. La meditación consiste en pararse a observar lo que sucede, sin resistencia a nada, sin juicio por nada, acogiendo con amabilidad cualquier cosa que aparezca, exterior o interior. Para su práctica recomendamos el acompañamiento de un guía experimentado o un Maestro.

En todas nuestras formaciones estarás acompañado vía Skype por una persona cualificada a tal efecto durante media hora a la semana, para que puedas comprender bien su desarrollo e integrar los diferentes obstáculos que se presentan en un proceso meditativo.

Mindfulness trabaja con diferentes tipos de meditación como la Samatha o Vipassana. Se ha comprobado que 8 semanas de práctica meditativa producen cambios en el cerebro que podemos observar en resonancias o tomografías. Recuerda que nuestro cerebro posee una característica fantástica denominada neuroplasticidad y que, literalmente, nos permite moldear nuestro cerebro y en consecuencia nuestra manera de ver el mundo, tal y como queramos.

Sobre la Práctica Informal

Consiste en pequeños ejercicios de uno o dos minutos que se repiten varias veces a lo largo del día. Estos ejercicios consisten en realizar de manera consciente alguna actividad cotidiana, o bien realizar pequeñas pausas para observar cómo nos sentimos, que emoción tenemos, que pensamiento hay en ese momento, realizarme preguntas en torno a un momento constrictivo…

De la práctica continuada de estos ejercicios obtendremos un mayor número de momentos en nuestro día, en los que estaremos atentos y realizando nuestras actividades de manera consciente, con los beneficios que esto reportará a nuestra salud y bienestar.

¿Por qué Funciona?

Cuando nos encontramos en modo Piloto Automático nuestro cerebro trabaja con la denominada Red Neuronal por Defecto. Cuando se encuentra activada dicha red, nuestro estado es de alerta y el consumo energético es muy alto, los músculos se tensan, el cuerpo está en el umbral de la huida y el ataque, respiración sobreacelerada, aumento del ritmo cardíaco…. Nuestro cerebro está atento a todo mientras nosotros estamos atentos a otra cosa. Se pone en estado de alerta en pos de la supervivencia. Nosotros creemos que estamos bien, pero este es el motivo de que mucha gente cuando comienza a meditar dice que le duele todo, que se acelera, que no puede… Realmente ese es su estado, pero la actividad frenética no se lo permite ver.

Cuando dirigimos nuestra atención de manera intencionada hacia el presente a través de una sensación física, el cerebro entiende que estamos a los mandos del vehículo y pasa de un estado de alerta a un estado de atención pasiva. En términos fisiológicos, en el hipotálamo se produce una permuta de un estado ergotrófico con predominio del sistema simpático (activación), a un estado trofotrópico con predominio del parasimpático (relajación).

Hablar de meditación ya no implica dejar la ciencia a un lado. Cada vez son más los estudios que nos hablan de las bondades y beneficios de la meditación y el Mindfulness. Ya no es solamente espiritualidad (que si queremos también), o la práctica de unos locos de la new age que se han reunido para practicar meditación y obtener chutes metafísicos. Estamos hablando de una realidad. De cómo nuestro cerebro reacciona ante nuestra manera de estar o no atentos al momento presente.

Hay innumerables artículos en Internet en torno a los beneficios de la meditación. También algunos que hablan de su conveniencia o no en determinadas circunstancias. Recuerda que nosotros siempre te proponemos acompañarte en tu práctica a través de nuestras tutorías por Skype, o bien mediante la sesiones de Mindfulness Coaching.